septiembre 2014 Posts

Súper Mario lo ha vuelto a hacer

Siempre digo que Draghi (casi) nunca decepciona.

Hoy nos sorprende con:

– Bajada de tipos “repo”, también conocido como el tipo de interés de referencia en la Euro Zona, a mínimos históricos, y que deja en ese testimonial 0,05%. También se recorta el tipo “depo” que es la tasa de facilidad de depósito o lo que se les paga a los bancos por dejar a diario sus excesos de liquidez guardados en la hucha del BCE. Esta tasa ya fue rebajada en Junio a -0,10% y suponía que, por primera vez, el BCE en vez de pagar a los bancos por guardar sus excedentes de liquidez les empezaba a cobrar intereses con el fin de que ese dinero fluyera a la economía real. Hoy esta tasa también se ha visto reducida en 10 p.b. hasta el -0,20%. Con esta medida, Draghi agota la vía de “tipos cero” y nos dice que ya no hay margen para bajar más.

– Anuncia un programa de compra de deuda privada respaldada por activos (ABS, asset backed securities) donde además de hablar de compras de SME incluye la compra de RMBS.

SME: paquetes de deuda respaldada por préstamos a pequeñas empresas.

RMBS: paquetes de deuda respaldada por créditos hipotecarios residenciales.

La compra de estos activos es tanto para los ABS que se emitan nuevos como para los ya existentes en el mercado.

La compra de estos activos empezará ya, en el próximo mes de octubre.

Sobre este programa de compra de activos privados Draghi no ha dado más detalles, dejándonos sin saber datos fundamentales como pueda ser el plazo y el importe que está dispuesto a comprar: según sus palabras, estos datos se darán a conocer en la próxima reunión del BCE (Octubre). Sin embargo, las filtraciones de Reuters que han aparecido hoy justo antes de la rueda de prensa hablaban de compra de ABS a 3 años por un importe de 500.000 millones de €uros.

Estas compras se interpretan positivas para el sector inmobiliario y para el bancario ya que van a permitir liberar y sanear el balance de las entidades.

Importante comentar que las medidas anteriores han sido adoptadas por mayoría, no por unanimidad (Alemania ha sido la que ha mostrado su oposición). Donde sí hay consenso es en adoptar nuevas medidas extraordinarias en caso de que sea necesario y todo el Consejo del BCE estaría dispuesto a ello. Esto último se traduce en dejar la puerta abierta a un QE como el norteamericano, un Quantitative Easing como el que ha llevado a cabo la Reserva Federal Americana (FED), que no es más que la compra de deuda pública, la compra de deuda soberana. Sería lo único que le quedaría por hacer al BCE.

El BCE revisa a la baja las previsiones de crecimiento e inflación de la €uro Zona. Draghi asegura que no hay signos de  deflación,  aunque sí aprecia precios bajos “anclados” durante largo tiempo y eso es lo que le más le preocupa.

Draghi insiste en un tema: la necesidad de continuar con las reformas estructurales y de la política fiscal por parte de los Estados miembros. Reconoce que las medidas de política monetaria que el BCE pueda adoptar están muy limitadas si los Estados no hacen sus deberes.

Y ¿cómo afecta esto a mis inversiones?: las palabras de Draghi activan el risk on (favorecen los activos de riesgo) y completan las medias adoptadas en junio con las inyecciones de liquidez condicionadas a la concesión de crédito por parte de los bancos (las TLTRO). Las palabras de hoy favorecen a la renta variable (concretamente al sector financiero), a la renta fija (que sigue subiendo de precio y recortando el coste de financiación, esto es, los rendimientos que paga) y al debilitamiento del EUR/USD (se fortalece el dólar y se debilita el euro).

Esto es todo, que no es poco.